» Columna de opinión por Gonzalo Cardozo

“Bou, Bou, Bou...”

“Bou, Bou, Bou...”

"Bou, Bou, Bou…". El canto bajaba desde la tribuna cuando promediaba el segundo tiempo y Racing no liquidaba el partido ante San Martín de San Juan. Mitad aliento y mitad pedido, al que Eduardo Coudet hizo oídos sordos. De hecho, optó por el ingreso de Lucas Orban para armar, nuevamente, la cuestionada –y exitosa- línea de 5.

 

El problema es rápidamente identificable: un futbolista que aterrizó para reemplazar a Lautaro Martínez y no pasa del banco de suplentes. O de ser el salvador del equipo en su primera etapa, a ser cada vez más cuestionado por los hinchas en la segunda. ¿El desenlace será que un jugador que llegó como héroe se pueda ir como villano?

 

Desmenuzando el saldo numérico de Bou en este segundo semestre de 2018, queda en evidencia su escasa participación: de 17 encuentros posibles, sólo en 4 fue titular y, en 11, suplente. Los dos restantes, quedó afuera por lesión. Metió 1 gol y entregó 4 asistencias en sus primeras 6 actuaciones. No era el Bou del campeón 2014 pero tampoco el de Gimnasia. Después de la olvidable serie de Copa frente a River, resultó "castigado" al igual que otros jugadores (Ricardo Centurión, Neri Cardozo, Nery Domínguez). Sin embargo, le tocó ingresar 13 minutos contra Rosario Central que le bastaron para asistir a Augusto Solari, que marcó el segundo gol. Pareció no bastar para el entrenador, que lo mantuvo en el banco. Por lo tanto, sólo quedaban dos caminos por elegir: enojarse y luchar ante la adversidad; o enojarse y mostrar falta de compromiso. Esto último fue lo que se oyó por Avellaneda.

 

Lo cierto, también, es que el delantero jamás fue una prioridad para Coudet. Del "Vamos a ver al mejor Bou", al "A Bou lo voy viendo mejor"; pasaron sólo dos meses. Da la sensación de que ambos se enojaron demasiado rápido. El técnico por no ver una reacción y el jugador por no encontrar oportunidades para reaccionar. Curiosamente –o no-, el mejor encuentro de Bou post-castigo fue contra San Lorenzo, cuando el entrenador decidió darle 45 minutos para mostrarse. 

 

¿La solución? No hay dudas de que Coudet pidió un 9 para el 2019, como tampoco hay dudas de que ya cuenta, en el plantel, con el más determinante de la institución en los últimos –y peores- 30 años de la misma. No hay dudas de que el representante de ambos –al que ya le queda chica esa acepción, porque hasta maneja clubes- le está buscando una salida al futbolista.

 

Sólo el tiempo dirá si el "Bou, Bou, Bou…", volverá a bajar de la tribuna.

Publicado el 11/12/2018 Gonzalo Cardozo
Andar Grande
Ir hacia arriba »