» Por Matías Petrone

El Racing de los llegadores

El Racing de los llegadores

“¿Cuál es el rasgo principal del ataque de los All Blacks?”, preguntó Guardiola a su plantel del Bayern Munich, con el cuerpo técnico incluido. Hubo un silencio, típico acompañante del miedo a responder una estupidez y quedar en ridículo. Y de pronto alguien contestó, tímidamente: “Fijan y abren, fijan y abren, fijan y abren...”. Dio en la tecla. Como si el entrenador fuese una computadora tildada, la respuesta fue la palmadita en la espalda que necesitaba Pep para arrancar a trabajar con una de sus herramientas más eficientes: la oratoria. “¡Ojo con esto! Fijo y abro. Ataco por el centro y abro al extremo. Concentro en el centro y descomprimo. ¡El mejor momento del ataque pertenece al rugby! Y como el pase es obligatoriamente hacia atrás, ataco de cara. ¡Es el mejor concepto de ataque que existe! Ellos no pueden pasar la bola hacia adelante, entonces están obligados a hacerlo hacia atrás y terminan de cara. Voy por el centro atrayendo rivales para servir al que está liberado. No hay mejor manera de atacar que en el rugby”, dijo Guardiola, efusivo, gesticulando mucho, maravillado con su nuevo descubrimiento. Fijar, atraer, abrir y llegar de cara. Cuatro pasos que Guardiola le robó a los All Blacks y que todos le robaron a Guardiola. Coudet, por ejemplo.

Según la actitud del rival, se puede reconocer fácilmente cómo estas cuatro fases se encadenan en el funcionamiento del mediocampo de Racing. La disposición táctica de los volantes, por delante de los centrales y Nery Domínguez, es clara: los laterales se incorporan a la línea media, un volante juega de frente a la línea de mediocampistas rival y los dos restantes se ubican en posiciones intermedias, entre líneas. A esa disposición, se le agrega los nombres y los roles. Mena y Saravia trepan para ensanchar al rival y al terreno, generando una superficie más amplia para atacar y facilitando la aparición de pasillos por dentro. Zaracho y ‘Pol’ Fernández rotan en sus funciones: cuando uno está entre líneas, el otro retrocede a la zona más cercana a los centrales propios para jugar de frente a los rivales, y desde esas posiciones, tienen la responsabilidad de aplicarle movilidad al juego de Racing, con permanentes apoyos y la colaboración de Lisandro López, que cuando encuentra un espacio aparece para dar una mano. Centurión, en cambio, siempre parte desde la posición entre líneas para desde ahí romper con sus desmarques hacia afuera y buscar el mano a mano.

Fijar, atraer, abrir y llegar de cara. Zaracho y ‘Pol’, con dominio de la pelota que funciona como un imán para los rivales que en esa zona necesitan quitar, atraen y fijan adversarios por dentro. Sumado a las posiciones de Centurión y los delanteros, se genera una concentración de jugadores en los carriles centrales del campo, que genera el contexto ideal para abrir la jugada hacia a las bandas, donde los laterales (y Centurión rompiendo) pueden sorprender y encontrar espacio para dar el último pase. Y aquí se activa la última fase. Detrás de los delanteros, que cargan el área y empujan a los defensores rivales, aparecen huecos, provocados, en parte, por la primera fase, el atraer y fijar que separa a las líneas del adversario. En esos huecos aparecen los volantes de Racing, corriendo desde atrás, de frente al arco, con panorama. Llegar de cara, para recibir un pase que va hacia atás, como en el rugby, aprovechando los retrocesos defectuosos que son habituales en los volantes del fútbol argentino.

De los 26 goles que marcó Racing en esta Superliga, sus volantes llegadores solo estuvieron a cargo de siete tantos de jugada: tres de Fernández, tres de Solari y uno de Centurión. Zaracho no se sumó a la lista de goleadores, pero es de los que más amenaza con un promedio de 1,4 disparos por partido, superior al de ‘Pol’ (1,3). Al área es mejor llegar que estar, con sorpresa, sin dar referencias e intentando generar superioridades numéricas. Racing lo sabe. Y tiene los elementos para potenciar una herramienta que le brindó satisfacciones durante esta primera mitad de la Superliga.

 

 

Publicado el 14/12/2018
Andar Grande
Ir hacia arriba »