» Pol y Cristaldo en un ida y vuelta con los hinchas

Las redes, las distancias, y la no pelotudez

Las redes, las distancias, y la no pelotudez

Hace no mucho tiempo, Lisandro López dijo que “las redes sociales son una herramienta espectacular de trabajo, de comunicación… y de pelotudez”. Pareciera que en Racing coinciden con el capitán, porque las actividades que suele organizar el Departamento de Prensa del club tienden a reforzar los primeros dos sustantivos que enumera Licha en su definición de las redes sociales, trabajo y comunicación, y a minimizar aunque sea un poco el gran tráfico de pelotudeces que viaja en 280 caracteres de pantalla en pantalla.

El jueves por la tarde, un par de horas antes de que comience el entrenamiento del plantel profesional de fútbol masculino, Jonatan Cristaldo y ‘Pol’ Fernández se sentaron en la sala de conferencias de prensa frente a tres celulares que transmitieron en vivo a través de Instagram, Facebook y Twitter. “¡No muevas tanto la bombilla!”, le escribió un hincha a Pol, durante los primeros instantes de la transmisión. “Bueno, si no te gusta, vení a cebarme mate vos. Te hacemos un lugar”, contestó el volante en tono de broma. No sabemos cuántos kilómetros separaban a los jugadores de cada uno de los usuarios que mandaron preguntas, pero los pequeños diálogos como el anterior, le generaron al hincha una sensación de proximidad muy fuerte que acortó aunque sea por un rato la distancia con sus ídolos. Así de cerca estaban.

La charla con los mil seiscientos -aproximadamente- hinchas que se conectaron con los jugadores dio lugar a que se expongan numerosas anécdotas internas. Como por ejemplo una que se dio en el vestuario, en el día que Cristaldo cumplió 30 años. “Me dejó una factura con crema pastelera en el vestuario. Ya nos estábamos yendo a entrenar así que no la quise comer, pero apareció “el Bigote” -haciendo referencia a Pol- y me la hizo comer adelante de todos”, relató el Churry. “Igual, fue el único que me regaló algo”, agregó entre risas. Otra historia que tuvo a Cristaldo como narrador, de esas a las que pocas veces los hinchas pueden acceder, fue la de los pormenores del festejo del gol de Zaracho en la cancha de Independiente: “La gente no lo sabe, pero Mati casi se muere. Lo ahogamos”, dijo el delantero, con rasgos ahora serios, quizás un poco fingidos. “Me tuve que poner todo duro para ir sacando a los demás de encima de Mati porque se estaba quedando sin aire”, agregó. “Y claro, ¿Cómo no se iba a quedar sin aire si estabas vos arriba, gordo?, interrumpió Pol, para devolver el tono jocoso a la conversación.

Los jugadores le abrieron las puertas del vestuario a los hinchas. Ambos coincidieron en que Pillud “le pone mucha onda”, expusieron a Cvitanich por no haber pagado un asado y bromearon sobre Mena. “Es una radio eh, no saben lo que habla el Chueco, es un pesado”, dijo Pol con una carga pesada de sarcasmo. “¿Viste que cuando hablan con el Chelo no se les entiende nada?”, le preguntó Cristaldo riéndose de la velocidad y las jergas que utilizan los chilenos. Luego, cambiando de tema pero no de estilo, Churry contestó quién era el más feo del plantel: “Lucas Orban, ¿Vos viste lo que es Orban? ¡Qué feo que es!”.

La actividad llevaba más de 40 minutos al aire y los empleados del Departamento de Prensa de Racing ya le habían sugerido a los jugadores más de una vez que en cualquier momento iba a finalizar la transmisión. La batería de los celulares se estaba agotando, se acercaba el horario del inicio del entrenamiento y, además, Gabriel Arias necesitaba el escritorio de la sala de conferencias para dar una entrevista. Ahí estaba el arquero, parado detrás de los celulares esperando a que sus dos compañeros cierren la charla. Tanto los tuvo que esperar, que se puso a leerles la última tanda de preguntas que realizaron los hinchas, como para pasar un poco el rato. “Nos quieren echar, el Alemán nos quiere echar”, decía Pol entre pregunta y pregunta, haciendo referencia a Alejandro Fusario, uno de los encargados de que la transmisión salga al aire. Los jugadores no se querían ir y los hinchas no querían que se vayan. Estaban tan cómodos que la transmisión duró una hora y diez minutos, veinte vueltas al reloj más que la última que se había hecho, donde los protagonistas fueron Arias y Díaz.

Sobre el final, les preguntaron quiénes deberían ser los próximos jugadores en ponerse al frente de los hinchas. No lo dudaron: Nery Domínguez y Alejandro Donatti. Esto quiere decir que habrá un “vivo” más. Habrá otra oportunidad para acortar la distancia entre los aficionados y los ídolos. En fin, habrá más trabajo y más comunicación. Y menos pelotudez.

 

 

Publicado el 08/03/2019
Ir hacia arriba »